Previous Next

Antes de salir de fiesta...

Infórmate.

Tienes que saber para poder actuar. Consigue toda la información posible y piensa en el riesgo que estás dispuesto a correr si decides consumir alcohol u otras drogas.

Márcate tus límites y cúmplelos

Planifica antes de salir cómo quieres que sean tus días de salir de fiesta (cuándo vas a volver, cuánto quieres beber, etc.). Mantén tu planificación y controla.

Prepárate bien.

Come bien. La comida ralentiza el paso del alcohol a la sangre, lo que previene contra las borracheras.

Coge todo lo que vayas a necesitar a lo largo de la fiesta para no encontrarte en una situación crítica: dinero, teléfono móvil, teléfonos de interés, preservativos, horarios de transporte, etc.

Decide con tus amigos quién será el ”QUE CONTROLA”.

El “QUE CONTROLA” es la persona que se encarga de los demás, el que conduce sobrio, el que evita que hagas el ridículo o te metas en líos y el que te cuida en el peor de los casos.

 

Una vez en la fiesta...

Ten personalidad.

Que no te líen. Cuando te diviertes te gusta hacer lo que tú quieres. No dependas de nada ni de nadie para pasártelo bien.

Respeta a tus colegas si tú te quieres liar y ellos no.

Si vas a beber o consumir otras drogas, recuerda:

Según la persona y la situación las drogas afectan de manera distinta. Conoce tus límites y no te pases.

No compitas. Es absurdo, porque nunca se está en igualdad de condiciones y, además, posiblemente sólo consigas tener un mal rollo

No mezcles. Los efectos de diferentes sustancias se contrarrestan, haciendo que consumas más y tengas una menor percepción de los efectos y, por tanto, mayor riesgo.

Bebe agua o intercala bebidas no alcohólicas durante los consumos de alcohol. Ten en cuenta que el alcohol deshidrata y ésta es la principal causa de la resaca.

Bebe despacio. Los efectos del alcohol dependen en gran medida de la velocidad con la que se consume.

No consumas para ligar, puedes resultar un/a baboso/a y crear un conflicto.

Recuerda que las drogas son sustancias ilegales. Si decides consumir piensa que puedes llegar a tener serios problemas con la justicia.

Lleva cuidado con el coche o la moto. El alcohol y las drogas provocan una distorsión de la realidad que puede resultar muy peligrosa cuando se conduce.

No caigas en el falso mito de las pócimas milagrosas. Ni el café, ni la vitamina B12, ni los jarabes, ni las bebidas energéticas frenan los efectos del alcohol o ayudan a no dar positivo en los controles de tráfico.

Protégete en tus relaciones.

Lleva siempre preservativos encima para evitar un marrón (enfermedades, embarazos no deseados, etc.).

Déjate llevar, pero sin desparramarte. Mejor no “mojar” esa noche que arrepentirte al día siguiente.

Pide ayuda si lo necesitas. Ofrece ayuda si lo necesitan.

Nadie está solo en esto. Si la cosa se pone fea, pide ayuda. Si ves que algún colega se pasa, no le falles, para eso están los amigos.

 

Cuando acabe la fiesta...

Observa, reflexiona, rectifica.

Aprende de las experiencias de los demás porque también te puede pasar a ti. Obsérvate, reflexiona sobre lo que has vivido y compáralo con lo que habías planificado. Rectifica si es necesario. De los errores siempre se aprende.

Ten en cuenta el día de después.

Si te pasas la noche anterior, el bajón te impedirá hacer otras cosas.

 

¡ATIENDE!

  • La ingestión de grandes cantidades de alcohol puede producir dificultades para andar y para hablar, así como provocar vértigos, vómitos, temblores y disminución del nivel de conciencia (que puede llegar incluso al coma etílico y la muerte por parada cardiorrespiratoria). En el momento en que alguno de estos síntomas aparezca, se debe parar de beber y, en caso de que la persona se encuentre muy mal, acudir inmediatamente al médico o llamar al 112.

 

  • Dado que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central, debería evitarse su combinación con otros depresores (GHB, Ketamina, opiáceos...). Esta combinación puede producir estados de profunda sedación con pérdida de conciencia e incluso coma.

 

  • La mezcla de alcohol con estimulantes (MDMA, speed, etc.) incrementa la deshidratación corporal y el riesgo del “golpe de calor”. Además, la combinación de alcohol con estimulantes hace que se contrarresten los efectos de ambos, con lo que puede aparecer una tendencia a un mayor consumo con objeto de experimentar los efectos deseados y, por tanto, un aumento en los riesgos.

 

  • La combinación del consumo de alcohol y de coca produce un compuesto intermedio denominado cocaetileno que proporciona las mismas sensaciones de euforia que la cocaína, pero de forma más intensa y durante más tiempo, lo que conlleva mayores peligros. Este compuesto es más nocivo que la cocaína y tiene unos efectos altamente dañinos a nivel cardíaco y del sistema nervioso.

ControlaClub

C/ Esteban Dolz del Castellar, 5

46019 Orriols (Valencia)

Junto al estadio Ciutat de Valencia

Email: controlaclub@controlaclub.org

Tel.: 96 393 40 85

 

metrovalencia Línea 6

Paradas: Orriols y Estadio del Levante

Nosotros

La ASOCIACIÓN CONTROLA CLUB es una ONG formada por todos aquellos que participamos y somos protagonistas de alguna manera de los espacios de diversión.

Nuestro objetivo es abordar la responsabilidad social en el ocio y para ello realizamos programas de prevención, de concienciación ciudadana y de drogodependencias dirigidos a los jóvenes y usuarios del ocio nocturno.

Reconocimientos

Premio Reina Sofia 2007